El incesante ruido mental impide encontrar ese reino de quietud interior que es inseparable de Ser.

E. Tolle